España es un país que tradicionalmente se ha caracterizado por niveles muy bajos de inversión en investigación y desarrollo.

Sin embargo, el sector de las de bebidas refrescantes concede una enorme importancia a la Investigación, Desarrollo e Innovación (I + D + I). Se trata de una de las áreas en las que más recursos económicos se invierten, y que tiene un papel central en el desarrollo de la estrategia empresarial.

Mediante la aplicación de los últimos avances a los procesos productivos, las empresas diversifican su oferta, lo que permite ofrecer  una gran variedad de refrescos para todos los gustos que permiten satisfacer de un modo más completo las necesidades que surgen en grupos específicos de población.

idi

La apuesta por la investigación permite combinar diversas posibilidades de fabricación e ingredientes, añadiendo o no anhídrido carbónico, vitaminas, azúcares, zumos de frutas, etc. El objetivo es conseguir una variada oferta de productos de calidad, seguros y altamente saludables.

El lanzamiento de un nuevo producto se puede producir a partir de uno ya existente en el mercado o bien se crea uno totalmente nuevo.

Crear un nuevo sabor requiere de un largo proceso que implica a numerosos departamentos de la compañía y supone entre 500 y 3.000 pruebas  de producto.

En primer lugar, para conocer la evolución de los gustos  y necesidades, las empresas realizan test de mercado. De esta forma se detectan las posibles oportunidades. De ahí se pasa a un desarrollo en laboratorio y estudios en consumidores.

Además, es importante conocer si ese nuevo producto o sabor va a gustar al consumidor final. Para ello se organizan entrevistas y degustaciones con individuos que respondan al perfil del potencial consumidor. Los entrevistados opinan sobre la bebida y expresan sus gustos. Además, para conseguir la mejor formulación, los productos también son valorados por un grupo de especialistas entrenados en degustación y análisis de bebidas.

INVESTIGACIÓN Y LANZAMIENTO DE UN NUEVO REFRESCO

  • Investigación de mercado e identificación de gustos y necesidades.
  • Estudios previos de evaluación reglamentaria, aplicabilidad industrial y costes.
  • Selección de variantes y formulación preliminares.
  • Estudios de estabilidad preliminar
  • Análisis interdepartamental y selección de la forma de abordar la implantación industrial
  • Preparación y desarrollo de pruebas industriales
  • Estudio de estabilidad definitivo
  • Edición de especificaciones de materias primas, producto terminado y proceso
  • Diseño de materiales de envase y embalaje
  • Acopio de materia prima y materiales auxiliares de envase y embalaje
  • Primera fabricación, controles de calidad y cuarentena
  • Distribución y entrega a clientes
  • Venta
  • Monitorización y seguimiento en el mercado
  • Evaluación y ajuste y corrección de pequeños aspectos para mejorar el nivel de satisfacción de los clientes (relacionados con el producto o con su presentación)
  • Control de calidad en el mercado.

El tipo de inversión realizada en I+D+i puede dividirse, en tres categorías:

  1. Research e investigación de mercado previa.
  2. Innovación técnica o de producción.
  3. Inversión comercial.

Según datos de Nielsen, en el año 2011 se realizaron 148 lanzamientos en el mercado de las bebidas refrescantes, de los cuales un 49% fueron nuevos productos, un 25% innovaciones en envases o packs y un 26% extensiones de línea o nuevos sabores, según datos de Mintel, como muestra el Gráfico 1:

grafico_idi_1

El total invertido en innovación por la industria española de refrescos asciende, como mínimo, a 93,9 millones de euros, lo que equivale al 2% de la facturación. En caso de que se considere el valor máximo en la fase de innovación técnica, el total invertido ascendería a los 203,3 millones de euros, lo que supone en 4.5% de la facturación del sector. En términos del valor añadido por el sector, la inversión en innovación representa un porcentaje entre el 9.1% y el 20.2%, en función de la valoración de la innovación técnica.

Estos datos contrastan con el 1,4% del Producto Interior Bruto que, según la Fundación Cotec, España ha gastado en Investigación y Desarrollo en ese mismo periodo. El sector de las bebidas refrescantes se encuentra muy por encima de la media de la inversión total de la economía española, como muestra el Gráfico 2:

grafico_idi_2

La innovación tecnológica es esencial para potenciar el crecimiento económico, para incrementar la competitividad de las naciones y para proteger el medio ambiente. El sector de las bebidas refrescantes en España contribuye por tanto a la consecución de estos tres objetivos.