El Comité Económico y Social Europeo (CESE) ha aprobado la declaración “La respuesta de la UE al brote de COVID-19 y la necesidad de que los Estados miembros den muestras de una solidaridad sin precedentes”, con propuestas para un plan europeo de recuperación económica, de carácter urgente y global.

El CESE ha valorado positivamente la rápida respuesta de la Comisión Europea -y las medidas anunciadas hasta la fecha- como un primer paso solidario y responsable con los ciudadanos, empresas y trabajadores.

Al mismo tiempo, el Comité considera que para ser eficaces el alcance de los recursos movilizados deben ser proporcionales a la magnitud de la emergencia. Así, el documento consensuado por los distintos grupos (sindicatos, empleadores…) insta a la Comisión a revisar inmediatamente el actual presupuesto de la UE para poder poner en marcha las medidas que se detallan en la declaración.

El CESE también insiste en la importancia de mantener el Estado de Derecho y los valores europeos. Si bien la respuesta a la crisis requiere ciertas medidas excepcionales, estas no pueden poner en peligro la democracia, la separación de poderes y los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos.

Tal y como cierra esta declaración:

“Este brote pone a prueba la solidaridad política, financiera, social y científica de toda la Unión Europea. Tenemos que estar unidos en la lucha contra esta amenaza común y existencial que no respeta fronteras, asegurarnos de que disponemos de los recursos necesarios para poner fin a este brote y encontrar juntos respuestas compartidas a problemas comunes”.

Descargar declaración