Esta celebración -propuesta por la ONU en 1992- nació con un objetivo que con los años ha cobrado cada vez más importancia. Casi tres décadas  después, continuar concienciando acerca de la crisis mundial del agua y de la necesidad de buscar medidas para abordarla es fundamental si queremos alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible No 6: Agua y saneamiento para todos antes de 2030.

Desde el sector de las bebidas refrescantes entendemos el agua como un recurso esencial, no solo porque es el principal ingrediente de nuestros productos, sino también porque es básico para la limpieza de las instalaciones y para el cumplimiento de la estricta normativa en materia de higiene y seguridad alimentaria.

Actualmente, la cantidad empleada en las bebidas refrescantes es mínima: poco más de dos litros de agua por cada litro de bebida producido. Esto ha sido posible gracias a la optimización, recuperación y reutilización del agua en los procesos de producción pero también con planes de  formación a los empleados. A ello hay que sumarle diversas iniciativas que están impulsando las empresas del sector para restaurar  ecosistemas acuáticos.

Para este post, queremos destacar dos buenas prácticas que están logrando la recuperación de espacios naturales:

Restauración de la desembocadura del Guadalhorce

Este proyecto impulsado por Coca- Cola, en colaboración con el Centro de Hidrogeología de la Universidad de Málaga, ha permitido aprovechar el tratamiento y la depuración de aguas residuales para restaurar los humedales, que son el hogar de aves migratorias en su camino a África, así como fomentar la biodiversidad de esta zona que comprende 67 hectáreas.

Una tubería conduce el agua desde la depuradora de Málaga hasta el Paraje Natural para poder hacer llegar gradualmente un total de 650 millones de litros en tres años. Así, se han creado cuatro nuevos humedales en los márgenes del delta, que se unen a las ocho lagunas existentes.

Otros proyectos hídricos de Coca-Cola en España se desarrollan en las Tablas de Daimiel, la Laguna de Can Fenosa o el Tancat de la Pipa en L’Albufera de Valencia, por citar algunos.

 

Más información en este enlace

Guardianes del Júcar

El río Júcar, antes de desembocar en el Mediterráneo, atraviesa la comarca de la Ribera Alta. Un entorno que llevaba años pidiendo una regeneración y Schweppes Suntory España presentó el proyecto “Guardianes del Júcar”, en el que están implicados el Ayuntamiento de Carcaixent, la Fundación ECODES y colectivos ciudadanos y ecologistas, además de otras entidades locales y de la Cuenca Hidrográfica.

Entre los años 2019 y 2021, se están llevando a cabo actuaciones para mejorar la calidad de las aguas superficiales, recuperar espacios naturales de ribera, contribuir al conocimiento y mejora de ecosistemas acuáticos, eliminar las especies invasoras en las riberas fluviales y promover un uso público de los espacios naturales.

Todo ello gracias a dos iniciativas: la rehabilitación del entorno natural del Barranco de Barxeta, y la mejora de la calidad de las aguas que van a parar a la depuradora de Alzira, a través de la implementación de un filtro verde.

 

Más información en este enlace

Puedes ver aquí nuestro último Informe de Sostenibilidad