La  industria de las bebidas refrescantes tiene un destacado peso en la economía española. Además, tiene un efecto arrastre en otros sectores muy importantes en España, especialmente la hostelería y el turismo.

APORTACIÓN AL VALOR AÑADIDO BRUTO (VAB) = 3.806 MILLONES DE EUROS
PRODUCCIÓN = 4.400 MILLONES DE LITROS/AÑO
EMPLEO TOTAL = 71.190 PUESTOS DE TRABAJO
Empleo directo = 9.506
Empleo indirecto = 46.763
Empleo inducido= 14.190
RECAUDACIÓN FISCAL = 1.415 MILLONES EUROS
TOTAL DE HOGARES QUE CONSUMEN BEBIDAS REFRESCANTES = 13.465.000
TOTAL DE CONSUMIDORES = 38.000.000
LANZAMIENTOS ANUALES = 150 (MEDIA)
DIVERSIDAD DE PRODUCTOS = MÁS DE 2.000 REFERENCIAS + MÁS DE 500 SABORES


Fuente. 
Informe socioeconómico de la industria de bebidas refrescantes en 2016. Analistas Financieros Internacionales (AFI)

Las bebidas refrescantes llegan a toda la población, ya que existe una amplia variedad de productos para todo tipo de consumidores, necesidades y situaciones.

La producción anual de refrescos en España ronda los 4.400 millones de litros, lo que da empleo a 9.506 personas de manera directa. Además, la cadena de valor del sector de bebidas refrescantes genera empleo indirecto para 46.763 personas, y empleo inducido para 14.920.

Los refrescos y los hábitos sociales

Un indicador de la economía es el consumo en hostelería. España es un país con una fuerte cultura de las relaciones sociales y del ocio, donde los refrescos tienen un peso destacado.

La distribución y comercialización de bebidas se realiza mayoritariamente a través de la hostelería y restauración (HORECA) y del comercio minorista en todas sus formas, supermercados, hipermercados y grandes superficies. Ambos canales son indiscutibles motores del crecimiento económico en España, y actividades estratégicas por su vinculación al turismo.

Valor económico generado

El canal de alimentación supone el 75% de las ventas de refrescos. El número de hogares españoles que consumen bebidas refrescantes es de más de 13 millones de hogares, lo que representa 38 millones de personas.

En los establecimientos de hostelería se realizan el 25% de las consumiciones, sin embargo, éste es el canal más significativo en términos de valor económico, ya que supone el 49%, por lo que se iguala prácticamente con las ventas destinadas a consumo en el hogar.

Esto hace que los resultados de nuestro sector estén muy ligados a la evolución de la hostelería y el turismo. El descenso del consumo en los establecimientos de ocio entre 2008 y 2014 supuso una importante caída en las ventas en este canal. Esto hizo que, si bien se mantuviera relativamente estable la producción de bebidas refrescantes, en cambio se produjo un descenso de los ingresos por las caídas de la venta en hostelería.

Inversión en I+D+I

El sector de las bebidas refrescantes destaca por la capacidad de innovación y lanzamiento de nuevos productos para adaptarse a las necesidades y cambios en las preferencias de los consumidores. Se pueden encontrar más de 2.000 referencias en el mercado y se lanzan una media de 150 novedades al año. De ellas, la mitad aparecen en verano que es una época clave para el sector.

La inversión en innovación está entre el 2% y el 4,5% de la facturación. En términos de Valor Añadido por el sector, estaríamos en un porcentaje de entre el 9% y el 20%.