La reducción del consumo de agua es una de las prioridades del sector de bebidas refrescantes. Su utilización en procesos de limpieza está siendo optimizada mediante la introducción de cambios en el funcionamiento de equipos y mejoras tecnológicas.

Parte del agua que consumen las empresas del sector es incorporada al producto final y se destina al consumo. El resto corresponde a agua utilizada en el proceso productivo, con diferentes fines.

Las actuaciones dirigidas a optimizar el consumo de este recurso, se llevan a cabo para mejorar la eficiencia en las distintas fases del proceso productivo.

¿CUÁL ES NUESTRO CONSUMO DE AGUA?

Los consumos más relevantes de agua se producen en la limpieza de equipos y conducciones y en el lavado y enjuague de envases.

Las limpiezas de equipos y conducciones se realizan periódicamente por razones de higiene y seguridad alimentaria, y por cambio de producto en la línea al inicio y final de la producción. En el caso de los envases, en las plantas se realiza el lavado con agua y detergente de los envases rellenables (vidrio) y el enjuague con agua de los no reutilizables (PET, latas, vidrio…).

  • El ratio de consumo de agua (litros de agua consumida por litro de producto fabricado) del sector en 2013 es de 2.12 litros, habiéndose reducido más de un 11% en los últimos tres años, gracias a las medidas de eficiencia implantadas. En ese ratio se incluyen los consumos de proceso, pero también el agua utilizada como ingrediente y presente en el producto final.

¿QUÉ HACEMOS PARA REDUCIRLO?

Las compañías del sector suelen disponer de contadores de agua independientes para cada proceso, para medir y hacer un seguimiento de cada uno de ellos. Estos contadores toman medidas periódicas y permiten conocer el impacto de las medidas de eficiencia implantadas, identificar posibles ineficiencias debidas a fallos en los equipos y comparar los consumos de un mismo proceso en distintas plantas embotelladoras. Gracias a esto último se identifican buenas prácticas que pueden aplicarse en otras plantas para optimizar el consumo de agua.

En este contexto, se están implantando cada vez más medidas de eficiencia para reducir el consumo de agua en el proceso productivo. Algunas de estas medidas están encaminadas a reducir la cantidad de agua necesaria y otras a permitir la recuperación y reutilización de agua de buena calidad para incorporarla a otros procesos:

  1. En algunos procesos se incorporan sensores que permiten optimizar el consumo de agua, detectando el momento en que el agua de limpieza ya no contiene residuos para dejar de suministrar agua limpia.
  2. En el proceso de lavado de envases se han introducido modificaciones que permiten reducir la cantidad de agua necesaria para una correcta limpieza de los mismos.
  3. En algunas plantas, el enjuague de envases no reutilizables se realiza con aire, en vez de con agua.
  4. Otras plantas han instalado sistemas de recogida de agua de lluvia, para aprovecharla en diferentes usos.
  5. La reutilización de agua se suele realizar en procesos de ósmosis y en el lavado y enjuague de envases, entre otros. En los casos en los que es necesario, el agua recuperada es sometida a diferentes tratamientos antes de su reutilización.