Uno de los principales retos al que se enfrenta el sector de las bebidas refrescantes es compatibilizar la minimización del impacto ambiental de sus envases con el cumplimiento de los exigentes requisitos de calidad, seguridad e higiene alimentaria a los que están sometidos sus productos.

Las empresas están trabajando para reducir el impacto derivado de los consumos asociados a la producción y el transporte de envases y de la generación de residuos tras el consumo de bebidas por el consumidor final. Pero los envases también presentan beneficios ambientales, como la reducción de la generación de desperdicios alimentarios en las fases de venta y consumo, ya que garantizan el óptimo estado del producto durante más tiempo.

¿QUÉ FUNCIONES TIENEN NUESTROS ENVASES?

Los envases de las bebidas refrescantes desempeñan importantes funciones:

  1. Contienen el producto.
  2. Ofrecen resistencia mecánica frente a deformaciones, roturas y perforaciones.
  3. Conservan las propiedades originales del producto protegiéndolo de factores ambientales externos.
  4. Son utilizados por los productores como medio de información hacia los consumidores sobre los ingredientes, la fecha de caducidad, la reciclabilidad, las promociones, etc.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL DISEÑO SOSTENIBLE DE ENVASES?

Los principales impactos ambientales relacionados con los envases son: los consumos (de agua, energía y materiales) que se producen en la fabricación y transporte de los mismos, y la generación de residuos tras el consumo de las bebidas refrescantes. Ya que los envases son necesarios para la distribución y consumo  de bebidas refrescantes, su diseño ha de tener en cuenta estos impactos e incluir criterios y medidas que los minimicen, para garantizar su sostenibilidad.

El diseño sostenible o ecodiseño de los envases debe guiarse por la regla de las 3 erres:

  • Reducir: La reducción del peso de los materiales utilizados en los envases supone la reducción de los impactos asociados a su producción y transporte.
  • Reutilizar: La utilización de envases reutilizables (que tras su uso, y después de someterse a exhaustivos procesos de lavado, pueden ser utilizados de nuevo como envases) reduce también la demanda de nuevos materiales y los consumos asociados a su manufacturación.
  • Reciclar: El uso de materiales reciclables (que tras su consumo pueden ser reciclados para la fabricación de otros productos) y reciclados (que proceden del tratamiento de otros productos y utilizados) reduce la demanda de nuevos materiales para la fabricación de envases.

PARA ENVASAR NUESTROS PRODUCTOS

Los materiales más utilizados en los envases de las bebidas refrescantes son PET (Polietileno Tereftalato), acero y vidrio. La evolución en estos consumos depende fundamentalmente de la demanda del mercado. Los ratios de acero y vidrio se han reducido en los últimos años, y el de PET ha aumentado ligeramente. Esto se debe fundamentalmente al aumento de las ventas para el consumo en hogares (mayor consumo de envases de PET) respecto a las ventas del canal HORECA (hoteles, restaurantes y cafeterías).

Sin embargo, en los 3 casos se ha reducido paulatinamente durante los últimos años el peso del envase de los diferentes formatos mediante un uso más eficiente de los materiales.

grafico5_mamb

¿QUÉ ESTAMOS HACIENDO PARA REDUCIR EL IMPACTO DE NUESTROS ENVASES?

Las líneas de acción del sector para la minimización del impacto derivado del consumo y puesta en el mercado de envases, están relacionadas con la regla de las 3 erres:

  • Reducir: las principales iniciativas llevadas a cabo para reducir el peso del envase son el aligeramiento por cambios en el diseño del envase, la mejora tecnológica en el soplado de las preformas de PET, la reducción del espesor y de la superficie de las etiquetas de los envases y la reducción del tamaño del tapón. Todos estos cambios deben ser compatibles con los estrictos requisitos de calidad y seguridad alimentaria para que puedan ser aprobados e implementados y sometidos a tests pruebas piloto antes de que los nuevos envases se comercialicen.
  • Reutilizar: desde hace varias décadas, el sector comercializa una parte importante de sus productos en envases de vidrio rellenables. Estos envases, una vez utilizados, son devueltos a las plantas, donde se lavan exhaustivamente para ser rellenados de nuevo. Un mismo envase pasa un número determinado de veces por la planta embotelladora, evitando el consumo de nuevos materiales para la fabricación de otros nuevos. Las empresas están trabajando para reducir los consumos asociados al lavado de envases rellenables, reduciendo así al máximo los impactos de la reutilización.
  • Reciclar: en el sector se promueve el reciclaje de dos formas, garantizando la reciclabilidad de sus envases y utilizando materiales reciclados como materia prima para su producción. La totalidad de los envases puestos en el mercado son reciclables y ya existen en el mercado envases que contienen un porcentaje significativo de PET reciclado.

ENVASES CADA VEZ MÁS LIGEROS

El peso medio de los distintos envases se viene reduciendo paulatinamente desde hace muchos años, en todos los formatos y materiales.

El Kr/Kp es un índice basado en la relación porcentual entre el peso de envase puesto en el mercado y el peso de producto al que acompaña, siendo “Kr” la cantidad total, en peso, de los residuos de envase generados en un año y “Kp” la cantidad total, en peso, de productos envasados consumidos en el mismo año.

  • Este indicador, que permite realizar el seguimiento cuantitativo del desempeño en prevención de residuos de envases de bebidas refrescantes, se ha reducido entre un 13-15% desde el año 2000.

  Grafico envases krkp 2013

Grafico envases 2013