La hostelería representa un 6,2% del PIB del país y es una importante palanca de apoyo para el turismo, otro de los motores de la riqueza nacional. Según un informe “Impacto de Covid-19 en la Hostelería en España”, elaborado conjuntamente por la consultora Bain & Company y la firma de servicios profesionales EY (antes Ernst & Young), el cierre de los establecimientos por la actual crisis provocada por el Covid-19 y las restricciones durante las distintas fases de la desescalada podrían provocar una caída de la facturación anual del sector hostelero español de hasta 55.000 millones de euros durante 2020 (lo equivalente a un 40%).

También el empleo podría sufrir un fuerte impacto: con hasta 680.000 puestos de trabajo afectados en los momentos más críticos del proceso y una pérdida estructural definitiva de 207.000 puestos de trabajo.

Plataforma de expertos para la reapertura del sector

Una propuesta de la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA) ha sido el punto de partida para la creación de una plataforma de apoyo para impulsar la reapertura de los locales en condiciones de máxima seguridad, reduciendo al mínimo el impacto en el empleo. Una plataforma en la que suman esfuerzos las organizaciones que representan a la cadena de valor de la hostelería: Hostelería de España, AECOC y FIAB).

Coordinada por José María Cervera (ex director general de Makro) la plataforma cuenta con la participación de altos directivos de la hostelería, restauración e industria de alimentación y bebidas, así como de asociaciones sectoriales y prestigiosos chefs.

Además, Hostelería de España ofrece cursos de formación, manual de medidas para empresa y empleados, actualización de la normativa referente al coronavirus, cartelería y señalizaciones y un distintivo de “Hostelería segura” que acredita que la empresa está adaptada a la legislación de apertura.

Participar en el proceso de reactivación económica

El sector también ha trasladado al Gobierno la importancia de trabajar conjuntamente y que se tengan en cuenta las propuestas de la industria en la toma de decisiones en el proceso de desescalada y recuperación de la economía, especialmente en lo relativo a la hostelería, canal de vital importancia para el sector.

También se ha solicitado desestimar la implantación de impuestos al consumo para que los ciudadanos tengan una mayor renta disponible que contribuya a la recuperación, potenciar el trinomio “Alimentación-Gastronomía-Turismo” y que se adopten una serie de medidas fiscales y laborales para favorecer la recuperación del sector.