Publicado el 11 octubre de 2016 a las 15:16
Comunicado en relación a la información difundida por la OMS y su recomendación de incrementar los impuestos a las bebidas con azúcar. 

MADRID – 11 DE OCTUBRE DE 2016

logo_anfabraEn relación a la información difundida por la OMS coincidiendo con el Día Mundial de la Obesidad y la recomendación, entre otras cosas, de incrementar los impuestos a las bebidas con azúcar y reducir el de otros como las frutas, como sector que tiene en el mercado productos con este ingrediente (también sin azúcar) queremos manifestar nuestro punto de vista.

En primer lugar, es importante recordar que esta idea se recoge dentro de un Informe de 2015 que aborda distintas vías para frenar las enfermedades no transmisibles. La OMS también indica que este tipo de iniciativas deben estar adaptadas a la situación de cada país, sus hábitos de consumo y estilos de vida.

El consumo de refrescos en España en el contexto de una dieta mediterránea

  • En España, las bebidas refrescantes (incluidas las que tienen azúcar) forman parte de una alimentación equilibrada, variada y moderada. También de los hábitos sociales de los españoles. Su consumo está muy vinculado a la hostelería y con los momentos de ocio.
  • Según un reciente estudio publicado en la revista científica “Nutrients”, sólo aportan el 2,1% del total de las calorías diarias que ingieren los españoles. Este análisis de la FEN, Federación Española de Nutrición, ha actualizado entre otras cosas los datos del total de la ingesta de energía y sus principales fuentes, es decir, los alimentos y bebidas de los que proceden esas calorías.
  • Nuestro estilo de vida mediterráneo, incluye también una mayor producción y consumo de frutas y otros alimentos saludables que en otros países.
  • Establecer categorías de “alimentos buenos y malos” no soluciona un problema de salud pública provocado por múltiples factores, como el de la obesidad. Por ello, es fundamental promover la educación nutricional y el estilo de vida saludable, lo que incluye una alimentación equilibrada, variada y moderada, junto con la práctica de actividad física.
  • Los cambios en los estilos de vida occidentales y un mayor consumo de calorías de las que se gastan ha provocado un aumento de las cifras de obesidad. En el lado opuesto y frente a la obesidad, otro de los mayores problemas de la salud mundial es la desnutrición.

Los impuestos no solucionan problemas de salud pública

  • La evidencia indica los impuestos sobre determinados alimentos y bebidas, son por lo general ineficaces, no contribuyen a promover dietas saludables y además rompen con el principio de que no existen alimentos buenos o malos, cuando la clave pasa por dietas equilibradas y un estilo de vida saludable. Es más, este tipo de impuestos serían injustos y regresivos, porque se impondría a todos (obesos o no) y castigarían de forma especial a la población con menos recursos.

La oferta de refrescos es variada, con y sin azúcar

  • El sector de las bebidas refrescantes tiene en el mercado una amplia variedad de productos con distintos de ingredientes y sabores. Hay refrescos con y sin azúcar, los “light”.
  • Cada persona puede elegir según el momento, sus gustos, necesidades o estilo de vida, entre refrescos con azúcar o sin ella, con gas o sin gas, con o sin cafeína, de distintos sabores, etc.

El sector de refrescos lleva años reduciendo el contenido de azúcar

  • En la última década, las calorías por litro del conjunto de bebidas refrescantes puestas en el mercado español se han reducido en un 23%.
  • La cuarta parte de los refrescos son sin calorías y sin azúcar. Todo ello es el resultado del compromiso del sector con la innovación y la promoción de productos bajos y sin calorías.