La industria de las bebidas refrescantes ofrece al consumidor bebidas de gran calidad y saludables, que se integran perfectamente en el contexto de una alimentación variada y equilibrada.

Bebida referscante hidratación sabor energía

+ Hidratación

La reposición de líquidos mediante el consumo de bebidas es esencial. Las bebidas refrescantes ayudan a mantener una buena hidratación ya que todas ellas están compuestas por, al menos, un 90% de agua. Por eso, recientemente la EFSA, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, ha incluido a las bebidas refrescantes dentro del “grupo de alimentos con un papel importante en la dieta europea” por su capacidad de “hidratación”.

Además, diversos estudios han demostrado que el sabor y la variedad de bebidas hace más fácil beber lo necesario. Entre los últimos, en España destaca el realizado por la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) y publicado recientemente, que concluye que los individuos que tienen variedad de bebidas a su disposición consumen un 50% más de líquidos, disminuyendo el riesgo de deshidratación. Según estos investigadores, el sabor de las bebidas también hace más fácil beber, ya que incrementa en un 32% la ingesta de líquido. Por eso, las bebidas refrescantes son una agradable opción para saciar la sed y mantener una correcta hidratación.

+ Sabor

El comer y el beber son necesidades fisiológicas y momentos de placer. Está demostrado que el sabor es un elemento fundamental, ya que la ingesta de alimentos y líquidos no se hace sólo para cubrir las necesidades de nutrientes sino, además, por el placer de disfrutar de un buen sabor.

La oferta de bebidas refrescantes es enorme. Cada persona puede encontrar una bebida refrescante para cada momento, situación, necesidad o en función de su estilo de vida o de sus gustos. Los hay con o sin azúcar, con o sin gas, con o sin cafeína, para deportistas, de distintos sabores como cola, naranja, limón, té, lima-limón, piña, manzana, melocotón, bitter, tónica, gaseosa, etc.

+ Energía

Dentro de la gran variedad de bebidas refrescantes, las que incluyen entre sus ingredientes azúcares contribuyen a aportar energía y ayudan a desarrollar las actividades diarias.

La glucosa es la principal fuente de energía del cerebro. Además existen situaciones especiales en las que el consumo de alimentos y bebidas que contengan azúcares es muy recomendable. También existen estudios que afirman que el gusto por lo dulce es innato al ser humano y que eliminarlo provoca desánimo y ansiedad.