Sanmy es una de las empresas con más tradición en la elaboración de bebidas refrescantes y la más antigua en España. Su historia se remonta ya a la cuarta generación, desde que en el año 1895, los hermanos Puértolas empezaran a fabricar bebidas en su primera fábrica en Barcelona. Hoy cuenta con más de 180 referencias y 60 marcas en el mercado, siendo el sifón Geiser una de sus insignias.

Francisco y Santiago Puértolas Ramón, originarios de Aragón, llegaron a Cataluña para cumplir el servicio militar. En 1890, cuando se licenciaron, comenzaron a trabajar en una pequeña fábrica de gaseosas y sifones de Barcelona en la calle Aribau. Unos años más tarde, compraron la fábrica y empezaron su propio negocio.

Con el nuevo siglo, en 1900, los hermanos separaron la empresa, por lo que Santiago se quedó con la fábrica de Badalona y Francisco con la de Barcelona. La actual compañía tiene sus orígenes en la fábrica de Santiago, de Badalona.

El negocio también pasó por épocas difíciles. En plena Guerra Civil, se colectivizó la fábrica y se reunieron en ella los siete fabricantes de la comarca. Finalizada la contienda, el 18 de julio de 1939, volvió a manos de los Puértolas, que remontaron el negocio tras todos los cambios acaecidos.

Si algo ha caracterizado siempre a Sanmy ha sido la tradición familiar. En el año 1950, Francisco Puértolas Alias, hijo del fundador, heredó el negocio y en los años 60, se produjo un nuevo relevo de la mano de sus hijos, Santiago y Miguel Puértolas Queralt, que registraron la marca Sanmy para distinguir sus productos (“San” de Santiago y “My” de Miguel).

Adaptación a los tiempos

La diversificación ha sido otra de sus señas de identidad. En los años 70 y 80, además de fabricar la marca propia, adquieren otras de antiguos fabricantes. Entre ellas destacan el renovado sifón Geiser o productos para grupos específicos, como los dirigidos al colectivo inmigrante, con sabores parecidos a los de sus países de origen.

En los 90, se traslada la fábrica de Badalona a Terrassa con unas instalaciones más amplias y modernas, con nuevos sistemas de fabricación y envasado adaptados a las nuevas demandas de los consumidores. En Sanmy han sido pioneros en el uso del plástico y también los primeros en hacer un sifón de PET.

Tras una larga historia, Sanmy ha logrado evolucionar con los tiempos y, a la vez, mantener el carácter familiar y seguir siendo una empresa embotelladora independiente.