Caducidad en el marcado de los alimentos Todos los alimentos y bebidas tienen una fecha de caducidad o bien una duración mínima o consumo preferente. Factores como el tipo de producto, los ingredientes que contiene o las condiciones de conservación determinan su “vida útil”, es decir, la fecha hasta la que los podemos consumir de forma segura o sin que sus propiedades o sabor se alteren. Esta información que aparece en la etiqueta de un alimento es lo que se conoce como “marcado de fechas”.

Para ayudar a entender estos conceptos, la Asociación de Bebidas Refrescantes ha desarrollado un proyecto informativo, basado en elementos gráficos y una serie de preguntas y respuestas. Con este ejercicio de transparencia se pretende que los consumidores lo entiendan y actúen responsablemente, lo que ayuda reducir el desperdicio de alimentos, como pide la ONU entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS 2030.

Las bebidas refrescantes son alimentos seguros, no perecederos, a los que se aplica el concepto de “fecha de duración mínima” o “consumo preferente”. Esta denominación se usa en alimentos con larga vida útil e indica hasta cuándo conservan su calidad. En cambio, la “caducidad” se refiere a seguridad, y se aplica a los perecederos. Indica que a partir de la fecha marcada no se debe consumir porque puede poner en riesgo la salud.